Formación

Cuando me pidió el Hermano Mayor que volviera a trabajar en la Hermandad como Diputada de Formación, no lo dudé, solo pensé: “Bueno, quizás ÉL quiera que esa sea mi misión”. Así que empecé con la misma ilusión que en los primeros cuatro años que ya había estado en la Junta de Gobierno.

En este año había que empezar con fuerza, ya que estaban aquí las Misiones Populares, alrededor de María, alrededor del sí por la Inmaculada Concepción de la Virgen. 

Empezamos las Misiones como monitores, formándonos en reuniones con el padre Adrián, para poder transmitir la Palabra y engrandecerte como persona. Todos los miércoles nos reunimos en la Casa Hermandad a tratar los temas preparados por la diócesis de Sevilla los componentes del grupo que ha querido participar en las Misiones.

Al principio, todos íbamos con recelo: “¿Qué será esto de la misión?¿A qué nos compromete? ¿Tendremos que salir a la calle? Y muchas más preguntas y dudas. Pero cuando comenzamos a participar, a comentar los temas, temas tan maravillosos que al compartirlos unos con otros ya no veíamos compromiso, ya no había dudas, sólo una responsabilidad hacia nosotros y hacia nuestros hermanos, no únicamente los de la Hermandad, me refiero a todos los cristianos y a todas las personas que nos rodean, hacia esas personas con las que nos da miedo o vergüenza hablar de Dios, hablar de nuestra religión, a hacerles sentir la alegría de ser católico, de levantarte por las mañanas pensando en María, poniendo en las manos del Señor el día que nos aguarda,  descubrimos a través de estas reuniones que hay que evangelizar, pero no con las palabras, sino con tus actos sin miedos y sin vergüenza de actuar como seguidores de Jesús, como hijos de  Dios y de María, poniéndonos al servicio de los demás y decir sí, como lo dijo Ella. Desde aquí os animo a que os involucréis en las Misiones, venid a las reuniones, (qué aburrido suena) pero las palabras humanas suenan así, las divinas nos reconfortan, nos fortalecen, nos ayudan y nos dan alegría en el alma, que es donde el ser humano es más grande.

Como responsable de la formación en la Hermandad, pensé que no nos vendría mal repasar todo el significado de la Misa. Para ello hablé con D. Ángel y lo comentamos, estuvimos de acuerdo, ya que coincidíamos en que las Juntas de Gobierno tienen que tener una base y un saber teológico para poder representar a nuestra Hermandad con orgullo, y decidimos tener una vez al mes una Eucaristía compartida, explicándonos cada parte de la Misa, cada signo y significado de los símbolos que se utilizan en la misma. Ahora todos nos sentimos orgullosos de entender la fiesta de cada domingo, " La Misa”.

Y por último, algunos hermanos tenían la necesidad  de recibir el sacramento de la Confirmación y D. Ángel me pidió que me hiciera cargo de la formación para dicho propósito. Él me facilitó el temario y en ello estamos, somos un grupo de veinte personas con distintas edades e ideas, pero intento que todos lleguemos a un mismo fin, la grandeza de Dios en sus Tres Divinas Personas.
N. H.: María Dolores Rodríguez García

Diputada de Formación y Apostolado