Belén

 

Como ya viene siendo tradición en nuestra querida hermandad, todas las navidades se monta nuestro peculiar belén.

En primer lugar me gustaría agradecer a nuestro grupo joven que se ha hecho cargo de realizar el montaje con alguna que otra ayuda de la veteranía que lo realizaba años anteriores. A todos ellos muchas gracias por la colaboración y empeño que han puesto.

Seguidamente me gustaría contar las vivencias mías personales en el montaje. Hemos compartido momentos muy buenos de convivencia y ratos agradables, y en el montaje he vuelto a sentir, pese a mi juventud, como si volviera aquel niño pequeño que era.

Comenzamos el montaje por colgar las telas, seguidamente colocamos las mesas, a continuación nos liábamos a darle vueltas a las mesas a ver dónde colocábamos este año la plaza mayor de nuestro belén, una vez colocada la plaza ya iba todo viento en popa, el río, el poblado, el desierto, a continuación contaré algunos que otros detalles de ello.

El grupo joven ha querido este año darle una nueva forma y vista a nuestro belén, y bajo mi punto de vista creo, que lo han conseguido. Encontrarse esa maravillosa plaza nada más entrar, con sus puestos y detalles que realmente llamaban la atención, seguidamente encontrarse ese gran poblado con todo detalle, esa cascada con su río que te conducía hasta el nacimiento de nuestro señor, resumiendo en pocas palabras impresionante el trabajo realizado por nuestra juventud.

Este año como novedad, la hermandad ha visto bien en realizar unas sopaipillas y chocolate gratis para todo aquel que visitara nuestro belén, rodeado de nuestra juventud y niños que se lo pasaron fenomenal.

Solo me queda nuevamente agradecer a todas esas personas que gracias a ellas y su dedicación han hecho posible que este año vuelva a ser una caja de sorpresa nuestro belén, y hayamos compartidos ratos tan entrañables de convivencia de risas y de trabajo, espero que a todos los hermanos y hermanas de nuestra hermandad les haya gustado tanto como a mí y os haya trasladado aunque sea por unos segundos al montaje de tal, y quiero desde aquí hacer un llamamiento a todas esas familias hermanas de nuestra hermandad, que acerquen a sus hijos, hijas, sobrinos, etc, a nosotros y se unan al grupo joven que le recibirán con los brazos abiertos y así poder trabajar con nosotros en diferentes proyectos a realizar, y quiero terminar diciendo que…, nunca perdamos ese niño que llevamos dentro y esa ilusión por hacer las cosas y de nuestra Navidad, donde se espera el nacimiento de nuestro Señor Jesús.

N. H.: Alberto Torres Hidalgo

Prioste del Stmo. Cristo de la Expiración